domingo, 1 de febrero de 2009

Gris, gris, gris...

Scan0004
Seguir intentándolo, buscar y buscar... hasta que sea azul, rosa, verde... pero nunca más gris. Podría ser marrón... pero marrón glasé!

12 comentarios:

Carmencita dijo...

a mi me encanta el marrón, y si es glasé mejor, maas dulce......ahora que el azul cielo, fantástico eh? un beso.

jopeana dijo...

Carmencita:

¡espero que mañana el cielo sea azul y no gris! estoy del gris y de la lluvia y del frio hasta... el moño jajaja. Besos.

Cruela dijo...

Parece una princesa moderna oteando desde la torre de homenaje ..... y se da vuelta porque el príncipe que ve llegar no le gusta un pelo, un nubarrón de cuidado
Besos

jopeana dijo...

Cruela:

... y se vá en busca de un futuro mejor, puede ser en forma de principe, de trabajo, se forma de vida... dejando los nubarrones atras. Bonita interpretación.
Besos.

Noa dijo...

Ay, que azul tan maravilloso...

jopeana dijo...

Noa:

me alegra que te guste... ¡abandonemos al gris!

Noa dijo...

Mira si me gusta, que me compré unas bailarinas en Zara con el mismito azul, jaja

jopeana dijo...

¡creo que las vi! Noa, ¿eran de tela? si son esas las tuve en la mano

Zepequeña dijo...

Dale una oportunidad al gris!!!

Zepequeña.

jopeana dijo...

Zepequeña:

¡¡¡más oportunidades!!! si es el rey de mi fondo de armario!!!. Hoy ha salido un día buenísimo, sol, cielo azul... ¡por fin!

Gracias por venir.

DIARIO DE UNA ESTILISTA dijo...

lo cierto es que no soy muy de marrones pero tampoco de grises. De hecho acabo de llegar del super con un vestido con maxiflores blancas y negras y tul...parecía escapada de una película de Doris Day en un lugar nada apropiado...!antes glamourosas que sencillas !¿verdad?

jopeana dijo...

Andrea, gracias por venir (parezco Lina Morgan)

Por supuesto antes glamurosas que sencillas! y dicho esto... acabo de llegar del desfile de Hanibal Laguna... tengo que decir, lo primero que mi estilismo era marrón jajaja pero, sobre mi sueter marrón de cashemira superlargo, en mi hombro derecho me he colocado un broche antiguo de herencia familiar, que no será bueno pero que brilla como mil diamantes, y unos zapatos preciosos, rematado con un bolso Lupo de hace diecisiete años y que es la envidia del personal cada vez que lo cojo. Así de estilosa me he presentado en el desfile con mi invitación y resulta que ¡no había sitio!, vergonzoso, organización cero patatero, nos han dicho que nos apartaramos un poquito y delante de nosotros a pasado el Sr. Camps y demás autoridades para ocupar sus asientos reservados. En fin que los periodistas de Canalnou muy amablemente nos han hecho un huequecito para ver el desfile, torcida, medio agachada e intentando no ponerme en la trayectoria de ningún cámara lo he medio visto. Nada destacable, lo siento. Prefiero no comentar asi, en caliente. Pero lo que si te diré es que... ¡llevaban unos broches mucho más grandes que el mio pero... no brillaban más!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...